Reseñas Destacados 2015



Autores, editores, docentes y promotores de lectura reseñan los libros que han sido Destacados de Alija

CATEGORÍA LABOR EDITORIAL 2015

 

Los mundos que habitan los personajes de Cortázar suelen ser misteriosos e inefables: tienen el color y el misterio crepuscular. El de “El señor Silicoso”, a quién parece preocuparle el tiempo, no es la excepción. Se empeña en conseguir, al principio con modestia y luego con desparpajo “legiones de hormigas”. Sin embargo, otro espectáculo lo espera cuando se asome al balcón.

Cuarenta y seis años después de su primera publicación, este relato vuelve y lo hace en un formato en el que el diseño editorial potencia la expresividad de la palabra escrita y la imagen narrada en un juego de complemento inseparables. Y es en esa poética melancólica que Gabriel Pacheco ilustra con maestría este singular universo y nos invita al encuentro de un narrador que No es Cortázar, aunque se le parece; que No camina por las callecitas de París, aunque pueden verse chimeneas cilíndricas y alargadas saliendo de los techos de las casas; y que No va a ceder frente a las extrañas demandas de “El señor Silicoso” aunque conoce de memoria a esa familia ávida de insectos. El relato muestra la capacidad narrativa de aislar un pequeño acto cotidiano dentro de una atmósfera que se construye a sí misma y en la que el lector avanza naturalmente, se deja llevar de la mano por esas líneas de texto y se sumerge en el recorrido de las ilustraciones.

«¿He dicho un doble paseo? Más bien una apertura infinita de paseos en espiral…», dice el narrador como si fuera una propuesta que los editores supieron materializar en este libro por el que el lector puede pasearse entre los distintos niveles del lenguaje. Las aristas del relato respiran entre aquellos objetos reconocibles del imaginario “Cortazariano”: paraguas, gatos, pilotos, plumas, libros, faroles… Pero también aquellos guiños del tono, de la música del texto a través del diseño, en la elección del formato de la encuadernación, la tapa y la tipografía. Este libro que despliega con maestría el universo de un gran maestro, recibió el premio Destacados de Alija en la categoría Labor Editorial.

 Maro Vidal Varela

No, No y No

Texto: Julio Cortázar

Ilustraciones: Gabriel Pacheco

Editorial: Ojoreja / Pehuén Primera Edición 2015

 


CATEGORÍA ILUSTRACIÓN 2015

 

Muchas de las historias de Roldán (padre) han sido leídas por generaciones y generaciones. Hablar de un sapo, un piojo que habitan el monte chaqueño no es nada raro en sus cuentos. Como tampoco lo son las pulgas.  Las pulguitas de esta historia que dio a luz por primera vez por los años ´80 provocando cierto rechazo en los docentes y mediadores de lectura.

En La canción de las pulgas los chicos se encontraran con una “mala palabra” exactamente como la percibe el lector, sin doble sentido.  “Todas las mañanas las siente pulguitas se levantaban contentas (…) y comenzaban a cantar su canción preferida (…) pata, peta, pita, pota, puta cuando me despierto todas las mañanas me dan ganas de cantar pata, peta, pita, pota, puta.” La mamá les sugiere que canten otras canciones y les enseña canciones algo ñoñas para estas pulguitas. Y ellas se las siguen ingeniando para continuar cantando su canción.

En ningún momento la mamá habla de modales de que esa palabra no se puede decir. Y es ahí dónde se produce el acierto de este texto que Roldán le hace un guiño al lector como queriéndole decir: yo soy adulto y también me rio de los grandes como ustedes.

Esta nueva edición cuenta con las bellísimas ilustraciones del hijo del autor que se llama igual que el padre. El destacado ilustrador radicado en España, nos deleita con este trabajo y vuelve a unirse con su padre para esta historia traviesa.

Con colores rojos, negros y algún amarillo Roldán hijo, imaginó estas pulgas que en cada una de las páginas tienen movimiento como si saltaran de cada página para saltar a la otra. Las dimensiones de cada una de las protagonistas las hace verosímiles en su disposición en el papel de calidad y grosor. Como así también las tapas duras hacen que sea un libro para atesorar.

Para destacar que la contratapa no contiene texto. Tal vez para sorpresa de las nuevas generaciones que no conocen la historia y para las que la conocen encontrarán un texto novedoso que se acompaña con el meritorio trabajo de edición realizado.

 

Diego Javier Rojas

La canción de las pulgas

Texto: Gustavo Roldán (padre)

Ilustraciones: Gustavo Roldán (hijo)

Buenos Aires: Calibroscopio ediciones, 2015 (Líneas de arena)

Recomendado para lectores de 6 años en adelante.


CATEGORÍA NOVELA JUVENIL - 2015

 

Esta novela impacta por su delicado trabajo con la escritura —directa y al mismo tiempo exquisitamente poética— y el desarrollo de personajes y situaciones. Notable el armado de la trama a partir de sus personajes, todos profundamente humanos, complejos, creíbles, al igual que los escenarios que propone la historia con sus secretos, relaciones, silencios.

La memoria y el transcurrir de vidas cruzadas, a veces por lazos invisibles, están presentes como protagonistas escondidos.

El título es un hallazgo, porque agrega a la trama algo que no está dicho en el texto. (De las Fundamentación del Jurado destacados Alija 2015)

Lucía, no tardes es una novela narrada a través de tres generaciones de una misma familia  de inmigrantes  que llegaron a la Argentina expulsado de Europa por la II guerra mundial.  Una novela que cuenta, con una gran economía del lenguaje directo y   poético. El lector reconstruye la historia y lo no dicho, lo que los silencios dejan entrever y lo que los personajes callan.

Es la historia de  tres personajes. Tres voces que cuentan su historia personal y estas historias se entrelazan para que el lector entre lo dicho y lo callado arme y participe del drama. Los  Personajes son: Lucia la niña que dejaron al cuidado de su abuela, que no sabe nada de sus padres.  Pronto se queda sola y deberá viajar a la Argentina a encontrarse con Bruna, una mujer que la manda buscar. Vittorio, esposo de Bruna, es el encargado de ir a buscarla a Buenos Aires.

            La novela nos hace participar de un viaje: el viaje de la reconstrucción de la historia de Lucia; el viaje a un nuevo lugar, a una familia y a  nuevas esperanzas.

            La inmigración como viaje se convierte en protagonista de esta novela breve y contundente que logra Sandra Siemens.

 

Gloria M. Candioti

Lucía, no tardes.

Autor: Sandra Siemens

Editorial: SM – Colección Gran Angular


CATEGORÍA NOVELA INFANTIL  - 2015

 

El agua quieta es una novela breve que nos impulsa a leerla de un tirón, escrita por Márgara Averbach 

             De un lado Sil que junto a su familia debió  mudarse cuando la crisis económica los dejó sin posibilidades laborales. Justo del otro lado el pantano, el agua quieta, el lugar donde vivió su abuela y su mamá hasta que decidió ir a estudiar a la ciudad donde formó su familia.

            Y en el día peor de su vida, en el día que abandonó lo conocido por “lo que no se conoce que es siempre es enorme”. Sil conoció el pantano, el que no permitía ver su otra orilla, y esto fue justo lo que la fascinó.

            Su ansia por conocer  la impulsó a adentrarse en el pantano, necesitaba “ver más allá “.  Allí encontró al ciervo, conversó con él que con un salto mágico desapareció de su vista y así se rompió el hechizo. No pudo encontrar las palabras para contar lo que pasó

            La vuelta a su nueva casa, el miedo de los padres en la noche por su hija perdida en el pantano, el aburrimiento del primer día en la escuela, el desinterés por conocer a sus compañeros, el desamparo al reconocer el miedo de su papá por el cambio a quien siempre había visto poderoso y por “su mamá con el silencio largo”, impulsaban a esta niña enfrentada a varios cambios, a la aventura de develar el misterio del pantano y de la vida.

            El estero estaba en peligro, Sil tenía la clave y debía demostrar que aún estaba vivo, sola no podía, reconoce que es necesaria la ayuda de una compañera preocupada como ella para que la decisión de secarlo y abrir una ruta sobre él no avanzara.

            La narración plantea la búsqueda del signo que indique que el pantano está vivo, indagando juntamente  sobre el crecimiento, los vínculos entre pares, los padres y otros adultos y el respeto hacia el medio ambiente.

            Debió descubrir las palabras para armar la historia de su viaje desde la ciudad al estero del que no se conoce la otra orilla. Desde el enojo que “le rugía detrás de la frente”  hasta el reconocimiento del pantano como le dice ella, y la aceptación de la ayuda. Es un viaje con un salto mágico que  rearma su historia porque “las historias siempre ayudan”

            Las ilustraciones de Viviana Bilotti crean el clima necesario para reafirmar el protagonismo del pantano y su secreto, siempre en primer plano; atestiguan el fanatismo de la maestra por el lugar con plantas saliendo del bolsillo y enfatizan  los vínculos de los protagonistas. Junto a las palabras precisas, las metáforas, la prosa poética cuenta el desafío del viaje de Sil hacia  la búsqueda de la propia identidad.

            Las aguas quietas del pantano la impulsaban a la búsqueda y guardaban para  ella la aceptación de los cambios y el encuentro entre lo vivido y sus sueños de esperanzas

María Teresa Giacuboni

El agua quieta

Autora: Margara Averbach

Ilustradora: Viviana Bilotti

Editorial: Edebe – Colección Flecos de sol

Recomendado a partir de 10 años en adelante.


CATEGORÍA CUENTO INFANTIL  - 2015

 

Esta es la historia de Nando y su abuela, un relato con el ritmo poético del gesto de ovillar y desovillar, de tejer y destejer, de la presencia y de la ausencia.

Desde las primeras páginas Florencia Gattari nos asegura que «este ovillo tiene dos puntas». Y a poco de andar el relato, descubrimos que a través de los sucesivos vaivenes de lo cotidiano, se entrama en esta historia un modo de habitar el mundo.

Un narrador en tercera persona omnisciente nos acerca a la espera del nieto, al nacimiento, va mutando su perspectiva, recrea el vínculo de la espera a la presencia, de la presencia al gozo y del gozo a la memoria.

La voz de la abuela, surge en primera persona a través de diálogos directos e indirectos y logra implosionar el relato con el juego de algunos versos que se reiteran en diversos momentos  de la trama:

«Tejo una tibieza

para cuando escuches cosas que no te gusten,

un pruebodenuevo

para cuando se te escape el pis en la cama

y dos puntos de paciencia:

para cuando estés apurado por ser grande».

Esta suerte de estribillo potencia lo nodal en la reiteración de ciertos versos y en las líneas de «para cuando», explora nuevos significados. Un juego recursivo que abre un hilado capaz de abrigar todas las situaciones.

Las sucesivas marcas de tiempo dan cuenta del crecimiento de Nando y también del sentido de cada punto en el pulóver azul. La abuela se lo regala cuando cumple tres años y le secretea: «Ya vas a ver que hay muchas cosas tejidas ahí dentro».  Ese guiño del personaje es también una invitación al lector para que asuma la búsqueda.

Un día Nando crecerá tanto que no cabrá en la prenda, aunque su lana conseguirá desprender abrigo para otros nidos y abrir espacios a nuevas presencias.

El cuento se presenta en una edición profusamente ilustrada, que en todos los casos se integra al texto y hace un buen contrapunto. Un juego de colores intensos recupera desde las imágenes citas metafóricas del cuento y así coopera con la polisemia desde el paratexto. Las ilustraciones de apertura y cierre del libro contribuyen a la idea de ciclo, cambio y renovación que sugiere la palabra poética.

Un relato como la marea, un relato que enlaza y suelta, que avanza y vuelve a buscar. Un desafío lector para los que se permitan bucear en toda su profundidad.

Como afirmó el dictamen del jurado de los destacados de ALIJA 2016, este es “Un libro que, aunque enmarcado para pequeños lectores, conmueve y se disfruta a cualquier edad”.

Lilia García Bazterra

Historia de un pulóver azul

Autora: Florencia Gattari

Ilustradora: Marina Zanollo

Editorial: Edelvives – Ala Delta Roja

Recomendado para pequeños lectores


CATEGORÍA DISEÑO GRÁFICO - 2015

 

Esta es la historia de cinco hermanos cuyos nombres terminan en “berto” por lo cual se los conoce como los Hermanos Berto y además son equilibristas. Una mañana se suman al elenco de un circo e inmediatamente los cinco se enamoran de Anastasia la mujer barbuda.

            Para conquistarla los hermanos realizaban las pruebas más difíciles, pero Anastasia “se mostraba indiferente, acariciaba su barbita, miraba hacia otra parte y suspiraba como pensando en otra cosa”.

            Y es aquí donde la historia da un vuelco para conocer el verdadero amor de Anastasia porque los hermanos deciden ayudarla a recuperar su amor. ¿Lo encontrarán? Esta es una incógnita que dejo planteada al lector.

            Los equilibristas es un libro ilustrado donde se hablar sobre al amor y el circo. Donde cada palabra y cada ilustración parece que se tomaran de la mano para divertir al lector.  Sin duda esta dupla Schuff / Picyk ha trabajado y pensado mucho cada una de las partes de este libro que logra ese efecto de que página a página el lector esboce una sonrisa.

            El lenguaje simple, sencillo. Los dibujos son desafiantes para el lector, lo colocan en otro plano, lo llevan a observar y a encontrar detalles que no están dichos en el texto.

            La edición del libro merece un párrafo aparte. El tamaño de 23 cm por 29 cm, escapa al formato tradicional, lo cual apoya a la historia. Un extra para lector, en la solapas se encuentran dibujados los cinco hermanos Berto para recortar y jugar.

Diego Javier Rojas

Los equilibristas

Autor: Nicolás Schuff

Ilustrador: Pablo Picyk

Editorial: Edelvives

Recomendado para lectores de 6 años en adelante.


CATEGORÍA LIBRO INFORMATIVO - 2015

 

La ecología está en todos lados, en lugares y objetos tan cotidianos como plazas, cepillos de dientes, computadoras, alimentos. Sí… ¡y hasta en la sopa! Con esa premisa, este libro nos propone pasar una tarde a pura ecología.

El libro está estructurado como un paseo que comienza a las dos de la tarde y termina ya de noche, a las diez, y el recorrido abarca plazas, calles, ferias agroecológicas y supermercados. Cada página marca una hora y allí mismo aparece la pregunta que despierta la curiosidad, las ganas de saber de Sofía y Violeta, que son las protagonistas de este viaje tan especial.

«Para empezar con nuestra tarde a pura ecología, las desafié a que encontraran cosas que no tuvieran nada que ver con la naturaleza. Sofía y Violeta señalaron la computadora, el televisor, sus zapatillas… Para darles una pista, les pregunté: ¿De qué están hechas todas las cosas?».

Así comienza el paseo, con las palabras de Mariela, la tía de Sofía y Violeta, que es doctora en Biología. Palabras que plantean interrogantes y a la vez abren la invitación al juego, al descubrimiento.

¿Cómo nos afecta el ruido? ¿Para qué sirven las plazas? ¿Con cuántas especies compartimos el planeta? ¿Qué significa ser consumidores responsables? ¿Qué es el cambio climático global? ¿Cuál es la diferencia entre basura orgánica e inorgánica? Preguntas que despiertan la curiosidad de las chicas y que funcionan como disparadores para la explicación que les da Mariela.

Cada página se organiza con recuadros de diferentes colores donde, además de la respuesta a la pregunta planteada, hay también muchos datos curiosos, que suelen ser los más apreciados por los chicos. Como por ejemplo el concepto de “mochila ecológica”, la regla de las tres R o cuánta naturaleza se esconde en un juguete de plástico.

Las ilustraciones aportan información visual sobre los diferentes temas mencionados en el texto. Si bien son muy coloridas, hay un marcado predominio del color verde en distintas tonalidades, color asociado de por sí a la naturaleza y la ecología.

Siempre con la idea de que los libros son una puerta de entrada para comenzar a investigar sobre distintos temas, cada uno de los libros de Iamiqué termina con propuestas para seguir leyendo y aprendiendo. En este caso, las sugerencias son páginas web para visitar y videos para mirar en YouTube.

La última página nos presenta a los autores que hicieron posible este libro, y nos cuenta qué es lo que más les gusta de la naturaleza, como caminar descalzos y pasar los fines de semana al aire libre. Además, nos enteramos también de que este libro se imprimió en una empresa gráfica que no envía residuos industriales a las cloacas. Hasta en esos pequeños detalles que hacen a una edición sumamente cuidada se nota el amor por la naturaleza y el cuidado del medio ambiente.

Fabiana Margolis

Ecología hasta en la sopa

Autoras: Mariela KoganIleana Lotersztain

Ilustrador: Pablo Picyk

Editorial: Ediciones Iamiqué

Como todos los libros de esta editorial, está recomendado para curiosos de 8 a 108 años (y para padres y maestros en aprietos)


 

CATEGORÍA COLECCIÓN - 2015

 

 

Fundamentación del Jurado:

Rescatar estos títulos de Barnes y Doumerc en una nueva colección es para celebrar. Por lo que fueron como títulos fundantes, pero también para sigan su circulación en las nuevas generaciones.

Son títulos que desde la ficción logran contar historias  que dieron cuenta de una realidad de su tiempo, pero que a la vez, son valiosos hoy, casi 40 años después. Libros que trascienden su contexto de producción. Barnes y Doumerc conformaron una pareja creativa que sumerge en la reflexión, pero sin dejar de lado el humor y la ternura.


Cómo se hacen los niños es un libro álbum de carácter informativo. A través de un texto ameno, claro y preciso al igual que las ilustraciones, explica paso a paso, el desarrollo de la genitalidad, como parte de la maduración personal, hasta llegar al encuentro de un hombre y una mujer,  unidos en la aventura de concebir un hijo.

Desde la tapa, la silueta de una mujer embarazada coloca en tema al lector. Cabe destacar la expresión radiante del rostro y el color verde de su vestido. Todo sugiere la alegría de su estado y la esperanza por la vida que lleva en su vientre.

Las primeras páginas van mostrando la diferencia entre un niño y una niña, entre un varón adulto y una mujer.  La información se desgrana de manera paulatina, a la manera de una interesante conversación, a fin de no apabullar al lector. El texto tiene un ritmo cuidado, un “paso a paso”, que no descuida la validez de los conceptos. Para nombrar los órganos genitales, se parte de las denominaciones familiares hasta llegar al “verdadero nombre”.

Otro de los hallazgos es la forma  de enunciar el encuentro de una pareja que quiere tener un hijo: “Cuando un hombre y una mujer se juntan para hacer otro ser humano y tienen un hijo, se convierten en padre y madre”.

En las páginas siguientes, tanto el texto como las ilustraciones se centran en el proceso de la concepción: la llegada de uno de los espermatozoides y la unión con el óvulo que lo recibe.

En todo momento, se hace hincapié en la felicidad de una mujer y un hombre, que se unen y de ese encuentro saldrá una nueva vida. El amor es el nexo invalorable. Texto e ilustraciones lo   señalan.  En los dibujos abundan las sonrisas, la placidez de los rostros, los colores cálidos, hasta llegar a la intensidad del rojo en los momentos previos al parto y cuando este se produce.

La situación del alumbramiento está narrada sin dramatismo: “Es como hacer un deber o un trabajo, cuesta un poco, pero después uno se siente muy contento”.  No hay golpes bajos o segundas intenciones.  A continuación se explica la frase “dar a luz”, que  agrega otro plus de ternura e intensidad, sin apartarse un ápice de lo real.

Las páginas siguientes se refieren a la crianza y amamantamiento del bebé. La ilustración que acompaña, además de la tibieza de las expresiones, muestra un rasgo característico de la situación: la mirada de madre e hijo, en una entrega única. La imagen parece decir: dar de mamar es más que alimentar, es dar y recibir amor.

El libro se cierra con dos apreciaciones fundamentales. La primera es que la ronda de la vida continúa. Crecemos y nos reproducimos.

La segunda, con el texto remarcado  en negro, a modo de consigna, ratifica que  “Todos los seres humanos somos iguales”.


El pueblo que no quería ser gris

Una tapa con fondo blanco y personajes grises con trazos azules, blancos y rojos, bajo un suelo también gris, reafirman el título del libro.

El texto comienza con la tradicional fórmula de los cuentos de hadas o los cuentos populares: “Había una vez un rey grande,..” y la voz del narrador omnisciente relata una historia de poder y  distancia. Una historia en la que priman las órdenes emanadas por el despotismo real.

 Las dos primeras ilustraciones intensifican el clima de rigidez del relato: un castillo gris, amurallado, amenazante, lejos de todo y la efigie del rey, de mirada dura, rostro inconmovible y coronado por una especie de cerco que lo hace aún más temible.

Este rey mandaba solo por mandar.  Por este motivo, un día  ordenó que todos pintasen sus casas de gris. El saberse poderoso lo estimulaba y sus órdenes eran espejo del  sinsentido de los que disfrutan del poder porque sí, sin considerar  necesidades, preocupaciones y apetencias del otro.

Las ilustraciones muestran el agobio de una ciudad gris, con casas y habitantes uniformados, sin identidad. Personajes inmovilizados. Ante esta situación, surge la inevitable pregunta ¿los pobladores no se rebelarán?  Una paloma roja, azul y blanca provocará un cambio. Al comienzo, solo un poblador quiebra el mandato del gris y motivado, pinta su casa con los colores de la paloma. El déspota monta en cólera, pero no llega a tomar represalias: una a una todas las casas se tiñen de rojo, azul y blanco. Solo el rey permanece pétreo,  en su encierro gris.

La situación es imparable.  La revolución de los colores avanza y se propaga. Revolución silenciosa, que, con los colores de la bandera de Francia, propaga metafóricamente los emblemas de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

La vida no puede encorsetarse, parecen decir, tanto texto como ilustraciones. El color cobra existencia, indica movimiento, cambio y la suma de voluntades da alas para vencer a los déspotas. Porque no querían estar oprimidos, los habitantes de ese pueblo desafiaron las arbitrariedades, hasta derrotar la locura del poder. El rey queda silenciado. Su palabra no puede contra la voluntad popular.

Una paloma tricolor y un habitante que supo verla abrieron la brecha.

Provisto de una trama interesante, con un lenguaje simple pero rotundo, que provoca muchas preguntas, este libro álbum va más allá de la historia que narra. Plantea cuestiones decisivas en la vida de los pueblos: la libertad de decidir, el hartazgo que provoca el poder sin sentido, la expansión de las ideas liberadoras, que al igual que las palomas, cruzan cielos y caminos.


Aserrín, aserrán  a través del texto y las ilustraciones  propone una mirada particular de la vida y sus avatares.

Desde la tapa hasta el final, las ilustraciones muestran un mundo cálido, en que la madera y sus posibilidades cobran un rol protagónico. Predominan diversos tonos ocres, dorados, marrones de diversa intensidad.

Por otro lado,  el título, en continuidad con el mismo campo semántico, retoma la conocida ronda infantil  Aserrín, aserrán/ los maderos de San Juan…,  pero en la trama, el aserrín, aserrán adquiere otro sentido. Ya no son maderos apremiados por el hambre. Se revierte el primigenio sentido para contar el incesante quehacer del tío Vicente, carpintero, mueblero fino, que convertía tablones en mesas, sillas, camas y armarios.

El texto mediante la voz del narrador testigo, irá desovillando una historia, transmitida oralmente  por generaciones, de madre a hija. A través de la escritura podrá  recuperar y fijar  un relato del acerbo familiar y, por consiguiente, reafirmar su veracidad. La historia se centra en las múltiples creaciones del tío carpintero; su  habilidad para reformar y adaptar tanto muebles como trozos de madera.  De manera acumulativa, se irán multiplicando las posibilidades de transformación y uso tanto de tablones como de los muebles.

Página tras página se intensifica el universo sensorial, a través de imágenes en las que desfilan los olores de la casa, el perfume de las flores amarillas y  otros, procedentes del taller del carpintero, atiborrado de objetos  habitantes de ese universo.

Las transformaciones que realiza el  tío carpintero son acompañadas por la tía Emilia, que acepta sin reparos las propuestas del creativo marido. Así, el ropero se transforma en aparador- ropero, que será nuevamente modificado: con parte de su madera, nace una bibliotequita que pondrá a salvo los libros. Con el traslado de los libros del taller a la casa, la lectura se instala. La tía Emilia suma  el placer de leer a sus actividades. Una de las ilustraciones la muestra leyendo muy concentrada .Hasta la postura del gato sugiere el deseo de participar, de adentrarse en la trama del texto.

Ante cada situación doméstica, el tío intenta resolverla modificando parte del mobiliario. Achica y agranda. La mesa angosta los acerca aún más y acentúa la serena felicidad del matrimonio.

Cuando parten, a causa del crudo invierno, la ronda de las modificaciones se intensifica. Nada detiene la pasión creativa del carpintero. Su vida es un constante hacer. A la manera de un eterno retorno, las situaciones recomienzan. Todo puede transformarse en algo de valor y utilidad. Lo importante es verlo y animarse.

La partida hacia el nuevo hogar se realiza en silencio.  Nadie los ve partir. El relato no dice hacia dónde van y  el motivo del crudo invierno también abre distintas hipótesis de lectura y muchas preguntas asaltan al lector.  El hallazgo de la cuna en el taller de Vicente, abre una ventana de aire fresco, de renovación y a la vez, de continuidad.

El final está impregnado de una suave y nostálgica melancolía. No hay dolor por lo que tuvo que dejarse, solo una ráfaga de tristeza. Sin embargo, la vida sigue y en cada transformación, en cada nuevo mueble hay una afirmación de la esperanza.

Ana Emilia Silva

Autora: Beatriz Doumerc

Ilustrador: Ayax Barnes

Editorial Colihue

Recomendado para lectores a partir de los 6 años.


CATEGORÍA NOVELA INFANTIL 2015

 

Las vacaciones se pueden medir en días, semanas, meses, pero ¿en centímetros? Eso es lo que propone Cristina Macjus en el libro Seis centímetros de vacaciones editado por sm.

            Ese título enigmático nos pone en movimiento y provoca que abramos el libro e iniciemos las vacaciones.

            La pareja de los Giménez, protagonistas de esta historia, son gente común que desean romper con sus rutinas, se proponen la aventura y en sus proyectos buscan riesgos extraordinarios en el momento de las vacaciones y lo esperan.  Los hijos están cansados de ser empujados por la mamá a lugares exóticos, lejanos y desconocidos, lugares que le brindan, como ella dice, “la dosis de aventura que le permite tolerar todo el año”. El papá la acompaña en sus deseos pero es  quien determina el destino de la familia  a seis centímetros por su afán de cuidar las finanzas del clan. Los hijos hartos de ruinas y momias quieren playa, sombrillas y mar, unas vacaciones como tienen todos sus amigos.

            Este libro es una bitácora de las vacaciones de los Giménez, la mamá organiza y prepara lo necesario, imprime el mapa del lugar de vacaciones y parten con la esperanza de cumplir con sus deseos y el lector con ellos.

            Desde la voz de un narrador, con distintas focalizaciones, el lector es testigo de los desvelos cotidianos de los Giménez, los diferentes puntos de vista, sus sentimientos, las acciones de cada uno. Todo queda registrado,

            El relato de las vacaciones de la familia por momentos es cómico con un papá que pretende hacerse el valiente tirándose al pozón del arroyo comparable con una gesta patriótica o puede ser   desesperante como con la lucha para que el encargado ponga en funcionamiento el calefón  o los hijos empecinados en que se cumpla con lo pactado: unas vacaciones normales.

            En  Seis centímetros de vacaciones  no se relatan aventuras extraordinarias, ni narra sobre vidas que seguramente no podremos vivir, se refiere a una familia de las que nos cruzamos cada día. ¿Y qué es lo que mantiene vivo el interés de seguir leyendo? Es la capacidad descriptiva de hechos cotidianos, es poder leer sobre momentos que cualquiera puede vivir, es ver reflejados en un libro acontecimientos que vivimos detallados con tanta precisión que pueden hacer creer que cualquiera puede ser protagonista de una historia.

María Teresa Giacuboni

Seis centímetros de vacaciones

Autor: Cristina Macjus

Editorial: SM

Colección El barco de vapor Edición 2015


CATEGORÍAS POESÍA Y GRAN ALIJA 2015

        

    Lo botánico, la poesía, la imagen y la presencia del poeta configuran el libro Botánica poética realizado por Juan Lima y editado por Calibroscopio.

            Una percepción diferente del mundo vegetal, desde como lo percibe el poeta, que está allí para ayudar a brotar la imaginación del lector, para imbricarse tanto sea uno u otro destino, siembra o cosecha, “ el poeta abre la puerta imaginaria”. Imágenes de semillas al inicio del libro que imponen la promesa de un vigor sembrado  en la extrañeza de otras  posibilidades, regadas con lo cotidiano y lo extraordinario.

            Todos los poemas crecen desde la mirada subjetiva del poeta. Donde, entre otras posibilidades, una semilla es un pequeño refugio o los rabanitos no usan computadora. Trasplantar de una maceta a otra puede ser una oportunidad para conocer nuevos vecinos o injertar, como la papaya, una nueva cara según  el ánimo con que se  levante de la siesta.

            Injertado con el poema está el poeta parecido a un fruto, que con sus palabras puede decir cómo es cada uno, inventar nuevos dichos, atender reclamos. Una presencia que riega los poemas, como dice Neruda quien también escribió sobre vegetales de presencia cotidiana,  en un verso  de su Oda a la cebolla que nos hace llorar sin afligirnos porque está allí con su esencia, como hizo Juan Lima con lo que lo caracteriza, su desparpajo, su provocación y  su placer.

            Cada poema, su ilustración y la sombra del poeta hacen crecer los vegetales en una dimensión más allá de la precisión de las ciencias naturales, lo hace desde la cosecha de una mirada incitante para desafiar a dar nuevas lecturas de lo cotidiano, porque como dice la contratapa “si la poesía no se fuera alguna vez para el lado de los tomates sólo probaríamos ensalada de fruta”.

            Y el poeta siempre presente “inventará un nombre antes de dar vuelta la página”, la última página, en donde se encuentra  una hoja seca desnudando  lo cotidiano para darle otros sentidos. Y en la contratapa la imagen de una semilla para germinar nuevos brotes.

María Teresa Giacuboni

Botánica poética

Autor: Juan Lima

Editorial:  Calibroscopio

Colección: Libros de arena Edición 2015

 


CATEGORÍA PRODUCCIÓN TEÓRICA 2015

 

Qué podemos hacer para mejorar la calidad de los lectores se pregunta María Teresa Andruetto en este libro. Y está premisa es el hilo conductor de los doce artículos que lo integran.

En el acto de leer, propone la autora, un libro se convierte en un ser vivo, capaz de interrogarnos, perturbarnos y enseñarnos a mirar zonas aún no comprendidas de nosotros mismos.

Más allá de que el libro sea una recopilación de un conjunto de ponencias sustanciosas y variadas en distintos ámbitos (Congresos, etc), entre un artículo y otro, hay un hilo de pensamiento y coherencia. La profundidad de los abordajes, su espesura que invita a pensar el lugar de la literatura, el escritor, la lectura, los chicos, los jóvenes, los mediadores, el mercado  pero desde una dimensión que moviliza a la reflexión porque profundiza y problematiza la lectura, la formación de lectores, las relaciones entre los textos que leemos.

María Teresa Andruetto interpela, propone pensar y repensar modos de leer, de mirar y de escuchar con hondura. Construye teoría, discute con algunos preconceptos, los pone en juego desde su propia experiencia como lectora, como por ejemplo, La vida misma que es la ponencia que Andruetto leyó cuando recibió el Premio Hans Christian Andersen en 2012 o Mi casa que parte de la experiencia de ser hija de padres inmigrantes italianos (piamonteses), cuya segunda lengua será el castellano.  y desde esta vivencia recorre su vida como lectora, estudiante universitaria y escritora, en ambos textos la anécdota, las vivencias y la reflexión sobre la lectura se entrelazan.

Un libro capaz de sacudir y desempolvar a cualquier lector. Una verdadera y necesaria revolución.

Gloria Candioti

La lectura, otra revolución

Autor: María Teresa Andruetto

Editorial: Fondo de Cultura Económica

 

CATEGORÍA ILUSTRACIÓN MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO 2015

 

Las ilustraciones de este libro es un trabajo muy plástico y sensible. La paleta, el manejo espacial, la lírica en la composición, el ritmo, la expresión de cada escena denotan un trabajo muy logrado en el que las ilustraciones cuentan mucho y crean climas de quietud y movimiento: el viento, la calma, la espera, la tristeza, la alegría.  La mesa de hacer el barrilete, levanta vuelo. Los árboles en el viento, también hablan.

Un trabajo plástico con un dominio bello del color y de las formas. Los característicos fuera de página fueron  muy bien elegidos.Las guardas, la portadilla y los legales ya introducen de lleno en la historia. Es un trabajo muy logrado que acompaña y enriquece el texto de Sandra Siemens.

Barrilete

Autora: Viviana Bilotti

Editorial: Del Naranjo


 

CATEGORÍA HISTORIETA 2015

 

Un libro de historieta que desafía por la mirada crítica de las situaciones planteadas, el manejo de la ironía y la “irreverencia” con que desarma estereotipos en los personajes.

El personaje principal es Zoila Zombie, una chica pampeana, que vive con la familia de su amigo Atahualpa y con él protagonizarán aventuras divertidas y terroríficas. Zoila es una chica buena de campo, que odia las injusticias y  ayuda a los demás y aunque, por accidente cae en una sustancia que la convierte en zombie, sigue siendo la misma.  Zoila es un personaje con reminiscencias o cierta inspiración mezclada entre “Pelopincho y Cachirula”, y Patoruzú.

La trama desarrollada, en cada una de las historias, no cae en lugares comunes ni se preocupa por el resguardo de lo “políticamente correcto”: en el primer episodio, dos militares con acento de EEUU están en misión secreta de su ejército, pagando a un delincuente para que los ayude a esconder una sustancia peligrosa, en la que cae la protagonista y se convierte en un monstruo.

Las historias tienen buen ritmo, son interesantes la construcción de los personajes y el entramado de vínculos entre ellos.

El libro contiene once historias cortas a todo color. La paleta de colores es acertada y crea distintos climas a lo largo del libro.

Blupink es una editorial nueva que apuesta a producir historietas ambientadas en distintas zonas de la Argentina. Zoila Zombie es su primer libro editado.

Gloria Candioti

Zoila Zombie(Libro 1 – Buñuelos de seso a la criolla)

Autor: Lubrio

Editorial: Lubrio  Blupink ediciones


 

CATEGORÍA MULTIMEDIA AUDIOTEXTO 2015

 

La idea de canto y juego que nos anuncia el título es valiosa y está lograda a través de una variada selección de poesías y canciones, tradicionales, en versiones ya conocidas o reversionadas. La selección de textos, tanto en el CD como en el libro, es bella y cuidada. Es excelente la calidad musical, como también las narraciones y lecturas, sin amaneramientos ni exageraciones.

Dice María Teresa Andruetto en el prólogo «Un regalo dedicado a los más pequeños y a los grandes que los aman: nuevas versiones de antiguas canciones populares, exploraciones de nanas y rondas, maravillosos géneros literarios  y musicales que la memoria atesora. Ritmo de tambores y melodías con ecos africanos, indignas, españoles y sus letras. »

Acompaña el libro un CD, guardado en un bolsillo que invita a meter la mano para ir a jugar. La funda de tela y el armado artesanal completan un objeto atractivo.

La edición fue gestada colaborativamente, por el sistema de crowdfunding y la versión digital se ofrece en forma gratuita a quienes lo soliciten; coherente a la libre circulación  de tradiciones orales de juego, canto, movimiento y palabras.

 

                                                                                                          Gloria Candioti

Apapachaditos… un arrullo de juegos

Autores: Andrea Lelli, Carolina Vaca Narvaja y Ana Seguí.

Editorial: De la Terraza