Frutos del proyecto Sembrando libros y teatro

Mariel Madelón, docente y titiritera de dos jardines (uno es Pepino 88, en Martín Coronado y el otro es en San Miguel) convirtió su Citröen en un bibliomóvil con los libros que ALIJA donó en su mochila del proyecto ALIJA-Libertablas Sembrando libros y teatro.

Mariel nos cuenta que los niños de sus salas son auténticos titiriteros y que los padres de los chicos colaboran con el armado: «Ahora tenemos más libros para sacar ideas», dijo un niño cuando recibieron los libros. El otro día Mariel envió un video de un nene de sala de tres años contando el cuento No, de Claudia Rueda, de editorial Océano; después de escuchar el cuento él quiso volver a contarlo a sus compañeros.

Para el día del niño han trabajado con el libro Willy el tímido, de Anthony Browne, de editorial Fondo de Cultura Económica. Han investigado sobre el autor a partir de notas y entrevistas que han salido en revistas, luego de la visita de Browne a Argentina.

También Mariel nos contó qué harán para fin de año en los dos jardines donde trabaja: regalarán un libro a cada niño (han elegido la colección de ocho libros de Adela Basch y la colección de ocho libros de Ricardo Mariño, todos del Gato de hojalata, publicados por Guadal).

Trabajaron con el libro El globo azul, de Julia Rossi, de editorial ComunicArte, y Mariel armará una obra de títeres con él.

A partir de la visita de ALIJA-LIBERTABLAS, Mariel visita la sede de ALIJA y su biblioteca; pide que le recomendemos libros, se va con listas de recomendados y de a poco va creciendo su propia biblioteca.

Mariel que es una titiritera de alma, desde siempre, cada vez que puede se sube al tren, al subte o al colectivo para llegarse a Capital y estar en la movida titiritera. Esta vez está doblemente feliz, porque puede ver muchas obras en la “no capital”, en Morón, sede del festival.

Seguimos Sembrando…